Leyendas de Menorca

Menorca es una isla con una parte enigmática, que contiene historias y leyendas que te pondrán “los pelos de punta”. Si eres una persona valiente, alquila un coche de alquiler en Menorca  y recórrelas a lo largo de la isla. 

La entrada del infierno: existe un pozo muy oscuro y profundo llamado Pou de Na Patarra que según cuentan las leyendas era considerado la entrada del infierno. En la actualidad el pozo se encuentra sellado, sin embargo, es posible adentrarse en él por otra entrada compuesta de 137 escalones. Durante la bajada el sonido incesante del agua cayendo provoca en el visitante la sensación de haberse adentrado en un mundo mágico y misterioso. Al final del trayecto, se encuentra una pequeña pila de piedra en la que se deposita el agua filtrada en las paredes. Se dice que quien beba de ella se vuelve inmortal, pero quien se sumerja acabará petrificado. Así mismo, muchos cuentan que quien entra en Na Patarra corre el riesgo de que sus sueños sean perturbados por brujas y seres sobrenaturales. 

Taula de Torralba: los menorquines creen que antiguamente en la isla habitaban enormes gigantes y que en esta taula (mesa en castellano) de 4,30 m se servían exquisitos manjares. Estos bebían agua del Pou de Na Patarra. Se encuentra en la carretera entre Alaior y Cala Porter. 

La leyenda de Xoroi: cuenta una leyenda que un día naufragó cerca de la isla un barco. Su único sobreviviente, llamado moro Xoroi se enamoró de una joven del pueblo. Como sabía que nunca podría casarse con ella por sus orígenes árabes, decidió raptar a la joven y esconderse en una cueva. Pero, un invierno cayó una gran nevada y la zona se cubrió de una gran manto blanco descubriéndose las huellas de Xoroi. Los aldeanos del pueblo se dirigieron a la cueva armados hasta los dientes. Cuando llegaron a la cueva se encontraron algo inesperado, Xoroi y la joven habían formado una familia y tenían 3 hijos.

El final de la historia es trágico: Xoroi y su hijo mayor al verse rodeados se lanzaron por el acantilado. La joven y sus otros 2 hijos regresaron al pueblo. Todavía hoy se dice que viven descendientes de la pareja. La cueva de Xoroi se encuentra en la Cala Porter. 

Ciudades tragadas por el agua: son muchísimas las antiguas ciudades menorquinas que han sido tragadas por el mar Mediterráneo. Los supersticiosos creen que en su día fueron ciudades prósperas pero que a causa de una maldición o maleficio, reposan en el fondo del mar. Destaca la ciudad sumergida de Parella, por sus leyendas, su belleza natural y por las reliquias allí halladas. Se encuentra ubicada a pocos metros de la costa de Ciutadella.

Ya las antiguas leyendas se hacían eco de que existía una población tragada por el mar. Se dice que fue encantada por otra villa rival roída por la envidia, provocando su desaparición. Pero como toda ciudad encantada, tiene su oportunidad de redención, y según dicen si “7 Juanes sin saberlo con 7 Juanas se encuentran en la orilla el día de San Juan, la ciudad volverá a nuestro mundo.”


Este sugerente relato popular, que algunos creen salido de la pluma del folclorista menorquín Francesc Camps, o recogido por él de la tradición oral popular, nos habla de una fastuosa ciudad submarina situada frente a las costas de Ciutadella, en pleno Golfo de León.

Ésta se encuentra en concreto en una cueva llamada S’Aigo, situada en la urbanización costera de Cala Banca que, según la mencionada leyenda, podría ser la entrada terrestre a esta urbe sumergida.

Dentro de la cueva hay una laguna, donde se han encontrado cantidad de objetos, como  cerámica, jarrones, trozos de cristal verde y algunas piezas de origen púnico que según los relatos historiográficos, podría tratarse de un antiguo escondite secreto donde los piratas, o los propios menorquines, ocultaban sus objetos de valor.

Paseo a caballo por Menorca

¿Te apetece dar una vuelta en caballo por los caminos de Menorca? Acércate con tu coche de alquiler a algunas de las empresas especializadas en hípica de Menorca y disfruta de uno de los pilares de la cultura menorquina como es el caballo.

En el siglo XIV el caballo era el protagonista de su sistema de defensa, y desde entonces se crearon lazos muy fuertes entre el menorquín y el caballo. El caballo menorquín se caracteriza por su pelaje negro como el azabache, figura esbelta, alto y cuello prominente. Todavía hoy puede verse utilizar este animal en los trabajos del campo y sobre todo montados en las fiestas tradicionales. Su forma de hacerlo es muy diferente al resto de España.

También, es muy típico en Menorca las carreras de trote por lo que si eres una persona que domina la equitación puedes animarte a practicar este deporte en alguno de los nueves clubes federados. También en esos clubes se realizan cursos de salto de vallas. Doma clásica y doma menorquina. Pero si solo tienes curiosidad por conocer las carreras al trote y te gustaría verlo puedes ir a los 2 hipódromos de la isla.

Por último, también puedes optar por disfrutar del paisaje de Menorca a través de un agradable paseo a caballo. Las rutas que se pueden realizar nos ofrecen la posibilidad de conocer la isla desde una nueva perspectiva, descubriendo su riqueza natural y cultural.

Sa Cova d'en Xoroi - Disfruta de la mejor puesta de sol en Menorca

Si te encuentras en la isla menorquina, coge tu coche de alquiler y desplázate hasta Sa Cova d'En Xoroi para disfrutar de la mejor puesta de sol del Mediterráneo.

Sa Cova d'en Xoroi consiste en un conjunto de cuevas que han sido habilitadas como local de copas y discotecas en los que podrás disfrutar de la puesta de sol mientras te tomas una cerveza, un zumo, cocktail, o lo que quieras.

La adaptación de las cuevas está cuidada hasta el último detalle, pues el local cuenta con distintos ambientes, interiores y exteriores, adaptándose a la forma de las rocas a lo largo del acantilado en el que se ubica. También presenta distintas barras y cómodas mesas en donde disfrutar de la música – normalmente en directo o con DJs de renombre – y  del espectáculo de la puesta de sol.

La entrada cuesta 15€ por persona pero incluye una consumición (excepto cocktails). No se puede reservar mesa, por lo que es aconsejable acudir pronto si se desea ver la puesta de sol (sobre las 19.00 h. aprox.).

Una vez acaba la puesta de sol, el local se convierte en una discoteca con la peculiaridad de la zona en la que se encuentra y siempre con la animación asegurada, con los mejores dj's del momento.

Actividades Náuticas en Menorca

La isla de Menorca se encuentra rodeada de aguas cristalinas, que además del baño en sus playas y calas, permite encontrar un abanico muy amplio de actividades de ocio y recreo. 
 
Las aguas menorquinas son ideales para la práctica de deportes náuticos pues posee unos fondos marinos excepcionalmente limpios y su litoral, cuenta con incontables calas, bahías, rincones y arenales que delimitan la costa. 

 
La navegación a vela o a motor, el submarinismo y el esnórquel, el windsurf, el esquí acuático, la pesca deportiva, la vela latina y el kayaking, son actividades muy recomendables para practicar en la isla. 

 
Pero el deporte rey del mar de Menorca, es la vela. Todos los años se organizan regatas de reconocido prestigio nacional e internacional. El snipe, es la embarcación tradicional de la isla.
Para realizar cualquier actividad náutica, puedes encontrar toda la información y el material necesario en cualquiera de las estaciones náuticas existentes en la isla. Menorca cuenta con tres Estaciones Náuticas: Maó, Fornells y Ciutadella. A los que pertenecen los cuatro clubes náuticos de Menorca (Marítimo de Mahón, Ciutadella, Fornells y Villacarlos).

 
Además, en las Estaciones Náuticas puedes encontrar servicios como alojamiento, contactos con empresas de alquiler de coches en Menorca, agencias de viajes, inmobiliarias ,así como otras actividades, por ejemplo golf o deportes de aventura.
También, existen puertos deportivos en Cala Galdana (Ferrerías), Cala'n Bosch (Ciutadella) y Addaia (Es Mercadal).

Parque Natural de S'Albufera des Grau

Si queréis poneros en contacto 100% con la naturaleza menorquina, debéis visitar su Parque Natural de S´Albufera des Grau, en la parte noreste de la isla con una extensión de 1947 ha. Nombrado por la Unesco “Patrimonio de la Humanidad”, se distinguen 3 áreas: La isla d'en Colom, la zona del Cap de Favàritx-Prat de Morella y la laguna y el Prado de s'Albufera. Cada una de ellas posee una gran variedad de ecosistemas: zonas húmedas, tierras de conreu, montes boscosos, comunidades litorales, dunas, peña segados, y numerosas playas.

Las orillas de la Albufera están ocupadas por juncos, carrizo, salicornias y también tamarindos. Además, contiene una rica fauna en la que destacan las aves acuáticas (anátidas, garzas, cormoranes) y rapaces (águila pescadora, milano y águila calzada).

En la zona de Favaritx encontraréis un paisaje que no se parece en nada al resto de Menorca. Sus acantilados abruptos y sus rocas de pizarra negra evocan más al paisaje lunar que al terrestre.

Para visitar el parque natural se han creado tres rutas distintas, dos que comienzan muy cerca del centro de información, y una que arranca en el pueblo de Es Grau.

Las dos primeras rutas resultan más útiles ya que tienen varios puntos de observación de aves. La tercera es la más recomendable para los momentos de más calor, pues tiene más lugares de sombra al estar entre árboles y a poca distancia de la playa. El tiempo estimado es de 1 hora para las tres rutas.

Para llegar hasta la albufera deberás coger tu coche de alquiler en Menorca  y conducir por la carretera de Maó a Es Grau Km 3.5 desvío Llimpa, 07700.

Disfruta de la gastronomía de Menorca


Si algo sorprende a los turistas de la isla de Menorca es su sorprendente cocina, con platos atípicos, fuera de lo común que son una delicia para cualquier paladar.

Tal es el caso de su licor de rosa, de origen griego del S.XVIII que los menorquines suelen tomarse durante la celebración de un bautizo.  Un licor muy aromático y de un fuerte sabor.

A partir de aquí se generalizó los sabores, y también podemos degustar licor de mandarina, limón, naranja y melocotón.

También, tienen el Calent, una bebida artesanal elaborada con anís, hierbas, canela, vino y azafrán y mediante infusión. Se toma caliente o frío con hielo. Según la tradición, esta bebida se servía desde la antigüedad cuando acudían invitados a la casa, o en grandes celebraciones como la cena de Navidad.

Pero, como platos consistentes destaca la Caldereta de langosta, y las Berenjenas rellenas a la menorquina, que consiste en un relleno hecho de pimientos, cebolla, huevo, tomate, ajo, leche, pan rallado y perejil. Querrás repetir.

Y por último, como postre los pastissets, pequeñas pastas en forma de flor de color blanco y amarillo por dentro, son típicas durante todo el año.

Para poder disfrutar de estos platos es probable que necesites alquilar un coche en Menorca para poder desplazarte fácilmente de una zona a otra y probar las especiales en cada rincón de la isla en los mejores restaurantes y pastelerías.

Torralba d'en Salord - Alaior – Menorca


Torralba d'en Salord (Menorca) es un museo al aire libre donde sus piedras hablan de un pasado misterioso.

Los estudiosos Peter Hochsieder y Doris Knösel describieron los monumentos talayóticos que allí se encuentran, como 'obras maestras de la potencia en equilibrio; son a la vez arquitectura y escultura, son pensamientos convertidos en piedra'.

El conjunto estuvo habitado desde la época Prehistórica hasta la Edad Media, y conserva una espectacular sala hipóstila, fragmentos de murallas, cuevas, una vivienda talayótica, un gran talayote, y restos de otro de menor tamaño.

Pero lo realmente impactante es su espacio de taula, con una altura de 4,30 metros y envuelta de pilastras laterales. La taula consiste en una gran losa horizontal en forma de mesa, de ahí su nombre (taula significa mesa en catalán). Sin embargo, también parece una gigantesca T, un símbolo hasta día de hoy imposible de descifrar.

Parece ser que eran lugares reservados al culto de antiguos dioses, donde se ofrecían sacrificios y ofrendas, y ardían hogueras de forma permanente. El lugar estaba lleno de alimentos, estatuillas de divinidades o exvotos.  Pues, en los alrededores de la taula de Torralba apareció la figura de bronce de un toro, que ha sido datada en el siglo III a.C y, al parecer, se colocaba sobre una peana como objeto de culto. Otro hallazgo fue un quema perfumes de barro en forma de cabeza de diosa.

Para llegar a Torralba d'en Salord debes ir por la carretera por lo que es probable que si no eres de la isla tengas que alquilar un coche en Menorca. Sin embargo, el pequeño esfuerzo valdrá la pena.

El despertar de los almendros en Ibiza

A partir de finales de enero, Ibiza te permite contemplar el más bonito despertar de los árboles. Así que en esas fechas alquila un coche en Ibiza y recorre el florecer de más de 7000 almendros, una visión multicolor.

Las flores del almendro van desde el blanco más puro hasta el rosado. Además, es una gran oportunidad de conseguir preciosas fotografías para los amantes de este arte.

El cultivo del almendro se produjo tras la aparición de la filoxera a finales del siglo XIX que diezmó las vides. Gracias a él podemos degustar sus frutos al natural, tostados o incorporados a la gastronomía de las islas, sobre todo en su repostería.

Así que ya estás avisado/a para que no se te pase vivir esta maravillosa experiencia a partir de mediados de enero en Ibiza.

Disfruta de la gastronomía de Ibiza

Ibiza tiene muchos platos típicos que son desconocidos para la mayoría de sus turistas.

Por ejemplo, su Guisat de peix o el Peix sec, dos platos de larga tradición marinera que son una verdadera delicia al paladar.

El guisat de peix, consiste en un guiso de patatas con pescados y mariscos, aderezado con alioli. El pescado estrella es el mero, al que se acompaña de gallo, raya, emperador, langosta y gambas, entre otros. Se cocina en una greixonera, la típica cazuela de barro de las Islas Baleares.

El peix sec, es un producto elaborado por los propios pescadores quienes lo aderezan con especies. Luego lo dejan secar al sol en sus barcos. Se come en ensaladas, con un poco tostado previamente, con una cocción especial.

También está para “chuparse los dedos” el Sofrit pagès, un plato típico del interior de la isla que se sirve tradicionalmente en celebraciones. Está hecho con cordero y pollo, sobrasada, patatas, ajo, laurel, azafrán, comino, perejil, almendra tostada, manteca de cerdo y botifarrón.

En cuanto a postres, están los panellets, dulce tradicional realizado a base de almendra, azúcar y huevo y el que se completa con diferentes ingredientes como piñones, chocolate... Y los rubiols una pasta dulce en forma de media luna alargada que es tradición hacerla en casa y servirla tanto como postre, merienda o desayuno, dependiendo de los ingredientes con los que se rellene.

Y si visitas Ibiza en Navidad, no puedes irte sin probar la salsa de Nadal que es el postre protagonista de la repostería navideña pitiusa que se sirve como postre o como aperitivo dulce a cualquier hora del día mojándolo con un bizcocho. La salsa de Nadal es una salsa líquida, más o menos espesa y similar al tradicional turrón ya que su ingrediente principal es la almendra.

Para poder disfrutar de estos platos es probable que necesites alquilar un coche en Ibiza  para poder desplazarte fácilmente de una zona a otra y probar las especiales en cada rincón de la isla en los mejores restaurantes y pastelerías.

Mercaditos Hippies en Ibiza

Ibiza siempre ha tenido fama de ser un lugar muy “zen”. Fue un punto de referencia en los años 60 y 70 para la cultura hippie y para muchos viajeros. Pink Floyd, la visitó y dedicó una canción, en el disco More, a un bar célebre en la isla. En la actualidad, todavía encontramos los brotes hippies en 2 mercadillos que reciben miles de visitas.

En el Mercadillo hippy de Las Dalias, todos los sábados se vende ropa Adlib, bisutería, sándalo, instrumentos musicales exóticos, CDs de música étnica, joyería, telas decorativas, estatuillas, antigüedades hindúes, pareos, libros y un largo etc. También dipone de zona de restaurantes y cafeterías para poder degustar zumos naturales o pastelitos árabes. Además, ha sido escenario de míticos conciertos y continúa siendo el punto de encuentro de artistas de toda la isla.

En verano, todos los viernes por la noche, pintores y escultores exhiben sus obras al público en un espacio al aire libre. Y en navidad, en la zona interior del mercado permanece abierta donde se vende muebles, regalos, artesanía y moda.

Este mercadillo se encuentra en San Carlos. (Ctra. San Carlos Km 12, en Santa Eulalia) por lo que deberás trasladarte en autobús o alquilar un coche en Ibiza.

Y el Hippy Market de Punta Arabí que se encuentra en Es Canar, que solo abre los miércoles durante los meses de verano. Este es el mercadillo hippie más grande de la isla con más de 500 puestos llenos de color y música que te transportarán a los años 70. Allí podrás comprar: artículos de artesanía, ropa, calzado, bisutería, música y mucho más.

Museos de Ibiza

Ibiza es una isla con una gran historia que se remonta a la Edad de Bronce, (pues se encontraron restos del 2000 A.C)  Para conocerla anímate a alquilar un coche en Ibiza  y recorrer sus museos donde se concentran piedras, reliquias, dibujos, artesanía, cuadros, libros, etc del pasado y presente de la isla.

Museu Arqueològic d'Eivissa i Formentera: está formado por 2 edificios que reflejan los distintos periodos de estas islas, desde la prehistoria hasta la conquista cristiana.

El primer edificio se encuentra en Dalt Vila,  aunque en realidad se trata de un conjunto de edificios, entre los que destacan la entrada, la antigua capilla construida por el gremio de pescadores, y una de sus salas principales, la que fuera Casa Consistorial hasta 1838 y, anteriormente, sede de la Universitat. Este último, presenta un artesonado mudéjar con tintes arabescos y elementos góticos que se descubrieron durante las obras de una restauración, del mismo modo que los cimientos de una antigua torre de la muralla musulmana.

Sus distintas salas muestran, a través de sus valiosos objetos, el paso de los años por las islas Pitiusas. Desde la prehistoria, la colonización fenicia, el mundo púnico, el periodo romano y el islámico, hasta la conquista catalana de 1235.

El segundo edificio del museo se sitúa en la parte baja de la ciudad, en la Vía Romana. A pesar de estar actualmente cerrado por reformas, es posible visitar una necrópolis púnica muy buen conservada y considerada como el conjunto funerario más importante del Mediterráneo Occidental.

Museo etnográfico ses países de Cala d´hort: aquí tendrás acceso a 3 épocas vividas en Ibiza. Por un lado, el Imperio romano por medio de unas ruinas romano-púnicas. Y por otro lado, la Edad Media a través de la tradicional casa payesa y la Edad Moderna en Torre des Savinar (S.XVIII). 


Museo Etnográfico de Ibiza. Santa Eulalia: consiste en una antigua casa payesa habilitada como museo de etnografía local. Aquí podemos contemplar cómo era la arquitectura rural ibicenca: con el "porxo" (sala principal), la cocina, las diferentes "cases de dormir" (habitaciones), la almazara (molino de aceite), el "porxet" de arriba (balcón), el pozo y la cisterna. Además, se ha habilitado una exposición permanente en la que se ha dispuesto indumentaria, joyería, objetos domésticos usados en las casas payesas, utensilios del campo y de oficios o tareas concretas, instrumentos musicales, armas y objetos de uso personal.

Museo Puge: museo de arte Contemporáneo instalado en una casona noble de Dalt Vila en la antigua calle Mayor. La casona es conocida popularmente por el nombre de Can Comasema, por ser la familia Palou de Comasema,  de origen mallorquín, quién la habitó y fue su propietaria en el s.XIX. Esta familia a su vez, estaba emparentada con otra de origen catalán cuya presencia en dicha casa data del s. XVIII.


Pero, tal vez la parte más antigua de la casa proceda del S.XV, pues se encontró el escudo de otra familia, los Francolí. Todo el inmueble está inspirado por el estilo gótico de influencia catalana. Y desde el 2007 está abierta al público albergando además 130 obras pictóricas de Narciso Puget Riquer y de Narciso Puget Viñas. Se trata de óleos y acuarelas de estilo costumbrista, que recogen paisajes y escenas de la vida cotidiana en Eivissa de principios y de la mitad del siglo XX.